Mallorca Top Rutas

Senderismo Ruta 5

Excursiones y aventuras
Senderismo Ruta 5

Llucmajor – Puig de Ses Bruixes – Llucmajor. Duración 2 h 15 min 7,1 km Fácil, pero con un ascenso empinado. El Puig de Ses Bruixes, con una altitud de más de 300 m sobre el nivel del mar, es aquella montaña puntiaguda que destaca por su curiosa forma, visible desde buena parte de Llucmajor. Desde su cima, no solo puede verse Llucmajor y sus alrededores, municipio en que se encuentran todas las excursiones de este libro, sino más bien casi toda la isla de Mallorca. Parece desafiar nuestra intención de coronarla, mientras contemplamos su pico triangular y agreste desde nuestro punto de partida. Aunque veremos luego que no había nada que temer, ya que resulta una montaña bastante accesible por su ladera norte. Además, ¡una impresionante vista panorámica nos espera! La excursión empieza en el cementerio de Llucmajor, donde hay un aparcamiento muy amplio. Salimos en dirección norte, directamente hacia la Serra de Galdent por el Camí de Galdent. Nos mantendremos en el camino principal, pasando el Camí de Buniferri a mano derecha, hasta llegar al Camí de Ferrutxelles (12 min), donde giraremos a la derecha. Este es un agradable camino rural, bastante tranquilo, con algunas casas entre los árboles. Puede que rompa el silencio algún que otro ladrido de perro, alertado por nuestra presencia. Al acabar el asfalto cerca de una intersección de caminos, cruzamos el Camí des Puig (nuestro camino de vuelta regresa desde la izquierda en este punto) y continuaremos en el Camí de Ferrutxelles, ahora en un camino pedregoso. Caminando por aquí, tenemos una buena vista abierta hacia nuestro destino, el Puig de Ses Bruixes, “Montaña de las Brujas”, y podremos apreciar sus extrañas formas rocosas. Desde este punto, parece imposible acceder a su pico, pero a medida que vayamos rodeando su base, su apariencia va cambiando. A los 25 min continuaremos hacia la derecha (el camino de la izquierda conduce a unas fincas al pie de la montaña) siguiendo todavía el Camí de Ferrutxelles en un ligero descenso. Pronto llegaremos a un camino ancho, el Camí de Son Saleta, donde giraremos a la izquierda. Es interesante notar la antigua acequia en el lado derecho de este camino de tierra, que antaño llevaba agua desde las montañas de Randa hacia Llucmajor, y la distribuía en pequeñas acequias a cada hogar. Las paredes fueron elevadas unos años después, pero ahora ha caído en desuso. Caminamos ahora hacía la montaña, y podremos ver cómo va cambiando su forma. El camino arenoso se desvía ligeramente hacia la izquierda, y pasaremos un camino cerrado a la derecha, cerca de una antigua fábrica de cemento abandonada. Continuaremos bordeando el pie de la montaña un poco hacia la izquierda. Mientras tanto tendremos buenas vistas hacia los montes de Randa a nuestra derecha. A los 40 min un camino, difícil de distinguir, sube a la izquierda del nuestro. No es muy obvio, pero se puede seguir ya que enlaza con nuestro camino de subida un poco más arriba. De todos modos, es mejor continuar en el camino principal unos minutos más para encontrar el comienzo del sendero de ascenso a mano izquierda, justo delante de un aljibe de agua. Girando a la izquierda pues, iniciaremos nuestro ascenso por este sendero, ancho al principio pero estrechándose casi enseguida, entre arbustos de brezo y pinos. Un poco más arriba el sendero tuerce hacia la derecha, y es en este punto que el otro caminito no tan obvio se junta con el nuestro. Aquí veremos que alguien ha colocado una flecha de piedras en el suelo a modo de guía. Ahora el sendero empieza a subir más en serio, es más empinado, y ascendemos rápidamente. Las vistas empiezan a ser más amplias, sobretodo hacia los montes de Randa. Después de pasar por un hueco en una pared seca de piedra, giraremos inmediatamente hacia la izquierda donde el sendero sigue hacia arriba. Veremos a lo largo de la ruta unos hitos o montoncitos de piedras que nos van guiando entre la vegetación y las rocas, ya que a partir de aquí el camino es algo más difícil de ver. Ya estamos a más de 200 m de altura. Después de una fuerte pero corta subida, seguiremos hacia la izquierda donde la ruta rodea unas rocas grandes. Pronto llegaremos a un gran montón de piedras justo debajo de una pared de roca; aquí comienza la bajada al regresar de la cima. Pero primero queremos coronar el pico, así que continuaremos hacia la meta enfilándonos por la pared de roca que tenemos delante (no es difícil), para seguir caminando y saltando de roca en roca, (hay algo de camino entre ellas) hasta llegar por fin a la cima de esta enigmática montaña, el Puig de Ses Bruixes, a 359 m sobre el nivel del mar (1 h 25 min). Y ¡qué maravilloso panorama nos espera! – hay vistas abiertas a todo nuestro alrededor, si el buen tiempo acompaña y hay buena visibilidad, ¡por supuesto! A nuestros pies queda Llucmajor y su costa, con la Isla de Cabrera delante sobre un horizonte azul. Podremos ver la enorme Bahía de Palma con la gran ciudad blanca reflejada en sus aguas. Hacia el este, los montes de Felanitx y toda la costa sur, y las montañas de Randa. Hacia el norte, se puede apreciar casi toda la Serra de Tramuntana, desde su extremo suroeste hasta la península de Formentor. Y la gran Bahía de Alcudia, incluso las lejanas montañas de Artà son visibles desde aquí en días claros. Con total seguridad pasaremos algo de tiempo aquí arriba para disfrutar de todo esto, y ¡quizá hacer alguna foto! La leyenda cuenta que el nombre de esta montaña procede de las brujas que habitaban en unas cuevas cercanas. Cuando los carros circulaban a los pies de dicha montaña, los mulos tenían gran difi cultad para tirar de ellos, ya que las brujas se montaban encima de los mulos sin que fueran vistas y apenas podían tirar. Los habitantes del lugar pusieron en conocimiento del rey Jaume I el hecho, y él se dirigió hacia el Puig de Ses Bruixes con dos capellanes y un monaguillo. Se encaramó con la carroza hasta el pico y plantó una cruz. El monaguillo mientras tanto, muerto de miedo, se situó en un monte vecino, por eso se llama el “Puig de s ́Escolà” (monaguillo). Desde entonces no han vuelto a aparecer las brujas. Nuestro regreso será retrocediendo por las rocas y descendiendo hasta el montón de piedras debajo de la pared de piedra, a unos cinco minutos desde la cima. Si buscamos un poco, veremos una flecha roja, indicando tres caminos, pintada en la roca cerca del montón de piedras, y aquí comienza nuestro descenso. De espaldas a la cima, giraremos a la izquierda entre dos paredes de roca, para seguir un sendero bien marcado. Este camino baja rápidamente entre los árboles, bastante empinado en algún punto y con piedras sueltas a veces, aunque nada difícil. En solo diez minutos habremos hecho el descenso, acabando en un camino asfaltado, donde giraremos a la izquierda. Al final de este camino giraremos otra vez a la izquierda para continuar en el Camí des Puig en dirección a Llucmajor. Al llegar a la intersección (donde cruzamos en el trayecto de ida) giraremos a la derecha para seguir de nuevo el Camí de Ferrutxelles hasta el Camí de Galdent. Ahora solo nos faltará un giro a la izquierda para regresar a Llucmajor, llegando al punto de partida en el aparcamiento del cementerio, habiendo finalizado así una ruta circular de 7,1 km en 2 h 15 min

Senderismo Ruta 5
España Excursiones y aventuras
Contacto
Dirección:

07620 Llucmajor, Balearic Islands, Spain

Mallorca
puntos de interés cercanos y alrededores Senderismo Ruta 5

Sistema métrico Feet | Meters

¡Descarga tu guía de Mallorca!

Favoritos